Texto antiguo de 2000 años relata la extinción de los Nefilim

Noticias de la Sierra de Cadiz Noticias sobre la sierra de cadiz y sus pueblos, información local sobre covid19 coronavirus

 






Las cuevas de Qumrán son consideradas por muchos historiadores un tesoro en la historia. Hace unos 60 años, los investigadores descubrieron dentro de una de estas cuevas un texto antiguo que ofrece detalles sorprendentes sobre los nefilim y su posible decesoA este manuscrito antiguo se le denominó "El Libro de los Gigantes".

La Biblia hace varias referencias a los Nefilim en el libro del Génesis, pero la mayor parte de la información relativa a estos gigantes procede del antiguo libro apócrifo de Enoc, que tiene fascinado a los escritores y a los investigadores desde hace siglos. Por ejemplo, en el Libro del Génesis, vemos que Enoc vivió en la Tierra 365 increíbles años, tras los cuales fue llevado por Dios: “él caminó con Dios, y él no era más; porque Dios se lo llevó.


¿Cómo fue esto posible? ¿Cómo podría Enoc haber vivido 365 años? De manera interesante, si damos un vistazo a la lista de Reyes Sumerios, descubrimos que en el pasado lejano, cuando la historia de la civilización de la Tierra estaba por comenzar, los seres que habitaban la Tierra tenían una longevidad que abarcaba de un par de siglos, con capacidad para vivir mil años.

De forma interesante, aunque muchos crean que los nefilims eran el resultado de un mito, la referencia de su existencia puede ser trazada en muchos textos antiguos, entre ellos el Libro del Génesis.

El origen de la palabra Nefilim no se conoce con exactitud, pero los expertos han propuesto varias traducciones posibles: «los caídos», «apóstatas» o «los que inducen a otros a caer». Independientemente del origen de su nombre, los Nefilim siempre han sido sinónimo de gigantes.

El manuscrito de los gigantes, ofrece una perspectiva diferente de la del Libro de Enoc. (Aunque están incompletos), los fragmentos de pergamino pintan un panorama desolador: 

Los Nefilim tomaron conciencia de que, como resultado de sus maneras violentas y antisociales, se enfrentaban a su destrucción inminente y pidieron a Enoc que mediase por ellos ante Dios.

Así, comienza por detallar cómo los Nefilim asolaban la tierra acabando con todo ser viviente sobre ella. Pero una vez que comenzaron a experimentar sueños proféticos, sus corazones se llenaron de temor. 

El primero que tuvo este sueño fue Mahway, hijo del ángel Barakel. En su sueño, vio una especie de tablilla sumergida en el agua. Unas aguas que engullían todo menos a tres nombres, lo que vendría a simbolizar el diluvio y la consecuente destrucción de todos los hijos de Noé. Sin embargo, este hecho no resultaba obvio para los Nefilim, quienes debatían el significado del sueño de Mahway.


Reverso del manuscrito P.Mich.inv. 5552 con pasajes del Libro de Enoc en griego. Este manuscrito forma parte de los Papiros bíblicos Chester Beatty, siendo concretamente su 3ª hoja, que también contenía una homilía cristiana desconocida atribuida a Melitón de Sardes.

Poco después, dos gigantes más, Ohya y Hahya, hijos del ángel caído Shemyaza, comenzaron a tener sueños similares, soñando cómo un árbol se desarraigaba por completo salvo por tres de sus raíces. Después de esto, el resto del grupo de gigantes también empezó a tener sueños apocalípticos:

Emborráchate de literatura porque tu resaca será la cultura

“Con eso, dos de ellos tenían sueños y el sueño huía de sus ojos, y se levantaron y vinieron a [… y dijeron] sus sueños, y dijo en la Asamblea de [sus compañeros] los monstruos [… ] En mi sueño yo estaba viendo esta misma noche y había un jardín […] jardineros y regaban […doscientos árboles y] grandes brotes salieron de su raíz […] toda el agua y el fuego quemó todo [el jardín…] Encuentran los gigantes que les diga el sueño…”

Los gigantes, al darse cuentan de la naturaleza profética de los sueños, buscaron la ayuda de Enoc, pero para su desgracia Enoc ya había desaparecido de la faz de la Tierra, por lo que los Nefilim eligieron a uno de ellos para emprender un viaje cósmico en su búsqueda.


La caída de los Gigantes’ (1531-1533), fresco pintado por Perino del Vaga (1501-1547) en la Villa del Príncipe de Génova, Italia.

“[Mahway] se impulsó en el aire como los fuertes vientos y voló con las manos como las águilas, y dejó el mundo habitado y pasó sobre la desolación, el gran desierto de […] y Enoc lo vio y lo saludó, y Mahway le dijo […] aquí y allí una segunda vez a Mahway […] los gigantes esperan sus palabras, y todos los monstruos de la Tierra. Si […] nació […] día de […] su […] y que se añadirían […] nos gustaría conocer su significado […] doscientos árboles que caían desde el cielo…”

Por desgracia, determinadas partes de los rollos han sido dañados, pero el sentido general del texto resulta evidente: uno de los gigantes viajó fuera la tierra en busca de Enoc debido a su capacidad de interpretación de las visiones.

El texto se vuelve muy interesante si sustituimos algunos términos y no lo consideramos como una historia alegórica, sino como una descripción de un evento real cuyo significado se ha confundido con el tiempo. Si tenemos en cuenta volar «con las manos, como las águilas», como una metáfora, ¿podemos crear la hipótesis de que Mahway despegó de la Tierra en una nave espacial? En este caso, «Desolación en el gran desierto» ¿podría referirse al espacio interestelar? Depende de lo lejos que estemos dispuestos a llegar partiendo de un pergamino fragmentado de hace 2.000 años.


El gigante Suttung y los enanos, grabado de Louis Huard (1813-1874).

Enoc envía a Mahway de vuelta, prometiéndole que hablaría con Dios por él. Pero por desgracia para los gigantes, las tablillas que Enoc les envió como respuesta no trajeron buenas noticias:

“El escribano Enoc […] copia de la segunda tablilla que [Enoc] envió en la misma mano de Enoc el notorio escriba [… En el nombre de Dios el grande y santo, a Shemyaza y a todos [sus compañeros …]: Que sepa que no […] y las cosas que has hecho, y que tus mujeres […] ellos y sus hijos y las mujeres de [sus hijos] por tu licenciosidad sobre la tierra, y ha habido sobre ti [… y la tierra está clamando] y quejándose de ti y de las obras de tus hijos […] el daño que le has hecho. […] Hasta que Raphael llegue, he aquí, la destrucción [está llegando, un gran diluvio, y destruirá a todos los seres vivientes] y lo que esté en los desiertos y mares. Y el significado del mensaje […] para ti sobre el mal. Pero ahora, afloja los lazos que te unen al mal… y ora”.

El texto no menciona si los Nephilim oraron o no a Dios, pero lo cierto es que acabaron desapareciendo, demostrando una vez más la eficacia del Diluvio Universal.

Texto antiguo de 2000 años relata la extinción de los Nefilim

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20